Reverencias a Sawa

La pluma insobornable de Alejandro Sawa le hizo morir solo, ciego y loco; entre la miseria y el olvido. Sin embargo, tuvo una dilatada lista de admiradores entre los escritores de su generación: Jacinto Benavente, José Zorrilla, Rubén Darío…
Valle Inclán se basó en su figura para crear a Max Estrella, protagonista de Luces de bohemia: “el hombre ciego es un hiperbólico andaluz”. También Pío Baroja, en El árbol de la ciencia, aprovecha la figura de Sawa para modelar a Villasús: “un pobre diablo, autor de comedia y de dramas detestables en verso. El poeta, como se llamaba él, vivía su vida en artista, en bohemio; (…) el pobre imbécil no notaba la mala voluntad que ponían todos en sus bromas”.
No solo ellos, las voces de algunos de los más grandes autores del siglo XX nos
permiten dibujar la biografía del ilustre bohemio y en próximas entradas continuaremos con el repaso de lo que otros escritores han dicho sobre Alejandro Sawa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s